¿Le ha pasado que asocia un momento del día con comer dulce? Por ejemplo, después de almuerzo, con el café o bien al final del día como “premio” o “reconocimiento” por su trabajo o esfuerzo. Creo que todos sentimos eso muchas veces, ya sea con el dulce o con los carbohidratos y, los etiquetamos en nuestra mente  como comidas que nos dan confort o nos dan un “abracito” por haber tenido emociones fuertes. 

Les comparto un dato muy interesante: la principal fuente de energía del cerebro es el azúcar. Sin embargo, no estamos hablando de azúcar por sí sola sino más bien el carbohidrato proveniente de cualquier fuente (frutas, leguminosas, cereales, etc). Si sometemos al cerebro a altos niveles de azúcar, las habilidades cognitivas y el auto-control se ven afectadas. Al tener el azúcar efectos similares a las drogas, actúa en el centro de recompensa en el cerebro, el cual hace que comamos más de la cuenta y que esto conlleve a tener sobrepeso. 

Ahora, ¿que hacemos con esos antojos que nos hacen descontrolarnos cada vez que tenemos una emoción fuerte y queremos ir a comernos algo dulce? Afortunadamente, hay algunos pasos que les servirán para poder controlar el sentimiento y así no recurrir a otros métodos que llevaran a lo mismo. 

  • Deténgase cinco minutos a pensar en su emoción. Cómo se siente y qué es lo que lo tiene tan angustiado, alterado o afectado. Esto se llama estar consciente. 
  • Procure buscar opciones objetivas para resolver esta emoción sin tener que comer. 
  • Ahora, si siente hambre realmente: pregúntese ¿hace cuánto no ha comido o qué ha comido durante el día? A veces hemos comido poco y nuestro cuerpo ocupa energía y no necesariamente azúcar, sino proteínas y granos integrales que nos den nutrientes. 
  • Evite tener en su casa alimentos que lo descontrolen: chips, paquetes de galletas que tengan muchas unidades y no pueda comer solo una porción, chocolates, helados, etc. 
  • Si realmente quiere incluir algo dulce, busque frutas secas, frescas o congeladas, dátiles, algún batido con yogurt, o bien tenga algún helado de agua o bajo en grasa, que incluso pueda hacer en casa a base de frutas y yogurt. 
  • Si va a optar por comprar un chocolate, prefiera el oscuro, el que contiene más de 80% de cacao y es más bajo en azúcar. Sin embargo, esto no quiere decir que no tiene calorías, todo con moderación cabe en un plan alimenticio. 
  • Los tés o infusiones y bebidas calientes a veces logran estabilizar al cuerpo y llevarnos a un estado de mayor relajación para así evitar la asociación de comer por emociones.

Intente ser más objetivo, buscar conectar con sus emociones y dejar de comer por “ansiedad”. Solo así dejara los malos hábitos y tendrá una Nutrición Sostenida a largo plazo.