Como ustedes bien saben bajar de peso es un tema importante para todos. Algunos, en su deseo de perderse unos kilitos,  realizan más ejercicio, otros eligen dietas que excluyen alimentos, algunos comen balanceado, hay quienes se realizan cirugías y se someten a esfuerzos muy comprometedores para lograr ese anhelado objetivo: verse bien, estar mejor de salud o que le quede la ropa. Como nutricionista, podrá sonar trillado, pero no hay como hacer ejercicio físico y comer con medida. La calidad de vida y el disfrutar de la buena alimentación es la clave para que un plan tenga éxito a largo plazo.

Ahora, ¿cómo podríamos hacer para cortar calorías sin morir en el intento? Veamos algunos ejemplos de cómo se puede recortar calorías del día a día sin sufrir tanto y lograr a largo plazo tener un peso saludable:

  • No comer frente a pantallas: se ha comprobado que el hecho de realizar una actividad paralela con comer, hace que se pierda la percepción del sabor de las comidas. Esto conlleva a sentir la necesidad de agregarle más sal, azúcar o salsas a la comida y por ende sumar más calorías. También compite con los niveles de saciedad y la persona podría tener problema con la sensación de llenura.
  • Refrescos sin calorías: procure hidratarse con bebidas sin azúcar y sin calorías para evitar sumarlas a su ingesta diaria. Recuerde que cada caloría cuenta. Incluya agua, agua con limón o pepino, infusiones de té o bebidas sin calorías.
  • Prefiera su café negro: si usted le gusta mucho el café, prefiera consumirlo negro para no adicionar muchas veces al día leche, cremas o azúcar. Esto le ahorrará unas cuantas calorías adicionales.
  • Aderezo siempre al lado: cuando vamos a restaurantes o pedimos comida de algún lugar, nos sentimos bien de pedir ensaladas. Nada más recuerde pedirlas con el aderezo al lado, ya que muchas veces agrega mucha azúcar o grasa y hace que un plato tan saludable se vuelva alto en calorías.
  • Lleve comidas de la casa: procure llevar s meriendas o comidas que pueda tener el control de la porción y de la cantidad de grasa que se usó para cocinarlas. También de esta forma podrá tener un plato con acompañamientos elegidos por usted y no los que le asignan en un lugar de comidas.
  • Cortes de carne bajos en grasa: usted podría ahorrar calorías con tan solo pedir una pechuga de pollo o un pescado a la plancha, ceviche en vez de carne roja. Podría ahorrarse calorías de grasa y estar consumiendo una fuente de proteína más magra. Si la porción es muy grande siempre hay chance de comerse la mitad y llevarla para su casa o compartirla.
  • No toque los chips: muchas veces nos dan de entrada chips o tortillitas que son “crunchy” y vienen con un “dip” o aderezo para untar. Si usted no puede controlar comerse uno, mejor ni los pruebe porque podrían ser adictivos y le estarían sumando muchas calorías.

Recuerde, los cambios graduales dan mejores resultados que los abruptos. Al final de cuentas todos necesitamos una Nutrición Sostenida para vivir bien y ser felices.