Una de las preguntas mas frecuentes en mi día a día! ¿Debería hacer meriendas o no son tan necesarias? ¿Es malo si me brinco las meriendas? Cuando estas preguntas llegan a mis oídos pienso muchas cosas: entre ellas, ¿esta persona come en porciones controladas? ¿Llega con demasiada hambre a los tiempos fuertes? ¿Puede controlar cantidades de comida? ¿Tiene suficiente energía? ¿Rinde su energía en el día o se anda durmiendo?

Hace muchos años se creía el concepto que comer meriendas era lo que hacia a la gente ganar peso y se catalogaban como comidas “malas”. La verdad de esto, es que las personas usaban, en vez de merendar algo pequeño,  tomaban café con pan, natilla, repostería, embutidos y esto hacia que su peso se descontrolara, subiendo peso aparentemente “sin razón alguna” (sarcasmo) y de aquí que se satanizaba esa hora del café a media tarde o media mañana. Si usted se siente identificado con esto mucho ojo que ahí podría estar una razón por la que no controla su peso o su porcentaje de grasa.

Si quieren saber mi humilde opinión al respecto, luego de 17 años de oír esto una y otra vez, lean atentamente los siguientes puntos y saquen sus mejores conclusiones:

  • NO existe mejor estrategia que otra (hacer o no hacer meriendas). Todo depende de cuanta energía usted consuma al día y de lo que le funcione mejor de acuerdo a su horario.
  • Si usted quiere bajar peso, siempre busque el auto control. ¿Como se controlará? Si no tiene hambre todo estará perfecto, por lo que le sugiero haga las 5-6 comidas del día cada 3-4 horas y manteniendo sus calorías recomendadas al día. Lo ideal es que sean comidas altas en fibra, proteína, y ojala involucrar frutas y vegetales.  
  • Si usted quiere subir peso, tendrá que ingerir calorías en meriendas ya que no llegara al total que necesita solo con 3 tiempos de comida. En este caso las podrá hacer cada 2-3 horas.
  • Involucre snacks saludables que le permitan ingerir en este tiempo de comida nutrientes. Olvídese de calorías en todo caso, hoy por hoy lo mas importante es darle al cuerpo vitaminas, minerales, fibra, proteína, carbohidratos saludables! Prefiera alimentos frescos, horneados no fritos y con algún nutriente para su cuerpo. 
  • Es un hecho comprobado: las personas que saltan comidas y pasan mucho rato sin comer se sienten merecedoras de comer en mayores cantidades en los tiempos fuertes llevando esto al aumento de consumo de calorías y afectando negativamente sí peso.
  • Vea las meriendas como una oportunidad de comer frutas, vegetales, alimentos ricos en calcio, proteína ya sea en batidos, barras o bien en carnes magras.
  • Merendar lo hará estar mas satisfecho siempre y no pensar en antojos como azúcar, galletas y alimentos altos en grasa como papas fritas o papas tostadas por ejemplo.

Recuerde, busquemos no solo cantidad sino calidad en los alimentos. Nutrir y fortalecer nuestro cuerpo lleva tiempo y dedicación con la alimentación y con el ejercicio. Los cambios graduales y sostenidos aportan mejores resultados que los extremos. Con una Nutrición Sostenida logrará preservar su salud y prevenir enfermedades a futuro. Atrévase a hacer el cambio!